La distribución del tamaño de partícula es una propiedad física muy importante para muchas industrias como la farmacéutica, la de pinturas, la de cerámicas, la de semiconductores, etc.

El tamaño de la partícula puede influir en la densidad de producto, en las propiedades eléctricas, en la resistencia mecánica y en las propiedades térmicas del producto terminado.

Se puede medir de varias maneras, pero es importante recordar que los instrumentos que se usen van a dar valores partiendo de la base de que todas las partículas tienen forma esférica. De manera que si utilizamos equipos de marcas diferentes podemos obtener diferentes resultados de tamaño de partícula para una misma sustancia.

Hay dos tipos de medición de la DTP (Distribución del Tamaño de Partícula): el del tamaño del tamiz y la difracción láser.

Para los cristales pequeños usaremos equipos medidores tipo Malvern, que utilizan la técnica de difracción láser. Malvern puede medir DTP de substancias en polvo, seco o húmedo. Si las condiciones aplicadas en un mismo equipo, por ejemplo, Malvern, no son exactamente las mismas, puede haber diferencias en los valores obtenidos de la DTP. En el caso de cristales más gruesos utilizaremos el análisis mediante tamices.

Podemos personalizar la distribución del tamaño de partícula que nuestro cliente pueda necesitar. Podemos usar nuestra experiencia en molienda para este propósito.

La apariencia uniforme de los productos sólidos se obtiene tamizando la substancia pulverulenta después de la etapa de secado. Los cristales más gruesos formados en la etapa de cristalización son rechazados y, por lo tanto, el tamaño de la partícula es más uniforme.

Tamizamos todas nuestras sales de alta pureza para obtener un producto más homogéneo.

El tamaño de partícula es un parámetro crítico para determinadas aplicaciones. Con nuestros molinos podemos reducir el tamaño de partícula de nuestras sales para cumplir con los requisitos del cliente.

Además, la molienda puede llevarse a cabo en un entorno compatible con GMP.

Los productos con varios componentes pueden ser una buena solución para determinadas aplicaciones específicas. Se pueden obtener mezclas de sales inorgánicas y orgánicas en forma sólida o bien se pueden disolver en agua, en tamaños de lote que van desde unos pocos gramos hasta varias toneladas.

Podemos suministrar nuestros productos en forma sólida o en solución. Trabajar con soluciones hace más fácil su uso en procesos industriales específicos. El agua es el disolvente más común para las sales inorgánicas, pero también proporcionamos ácidos o álcalis disueltos en disolventes orgánicos tales como Alcohol iso-Propílico, Tetrahidrofurano, etc.

Podemos suministrar algunos de nuestros productos con un contenido muy bajo en endotoxinas.

Los productos que se usan como API o excipientes en soluciones parenterales e inyectables a veces deben presentar contenido en endotoxinas muy bajo.

Nuestros productos especiales para uso parenteral se fabrican con agua purificada con un límite de endotoxinas inferior 0,25 EU / ml y un límite de recuento aeróbico total inferior a 100 ufc / ml.

Los clientes también solicitan productos con bajo contenido en endotoxinas para uso no parenteral.

Estas sales con bajo contenido en endotoxinas pueden ser fabricadas en condiciones BPF (GMP) en nuestra fábrica en Venta de Baños o en la de Esparreguera bajo normativas ISO.

Sabemos que cada una de las aplicaciones de un producto requiere un grado de calidad específico. Con nuestra amplia variedad de materias primas y nuestro sistema de purificación somos capaces de conseguir el producto adecuado para cada proceso del cliente.

Nuestros productos cumplen con las regulaciones existentes:

  • Farmacopea (Ph Eur, USP – NF, JP): productos para el sector farmacéutico, biofarmacéutico, veterinario, nutracéutico y cosmético.
  • Regulación de calidad alimentaria (FCC o UE): nuestro cumplimiento con la norma ISO 22000 nos permite poder suministrar a la industria alimentaria y de bebidas aditivos según la American Food Chemical Codex (FCC), la monografía UE o las ambas directivas al mismo tiempo.
  • ACS (American Chemical Society) e ISO (Organización Internacional para la Normalización) para Reactivos de Laboratorio Analítico.
  • ASTM (American Society of Testing Materials) para laboratorios referenciados.

Y también podemos adaptar nuestras calidades a las especificaciones o necesidades del cliente, lo que ha llevado a las obtenciones de calidades especiales como:

  • Calidad farmacéutica
  • Calidad alimentaria
  • Calidad química
  • Bajo en percloratos y cloratos
  • Baja en endotoxinas

Por favor, lea más sobre la calidad de pureza en Menú -> Producto -> Por calidad